domingo, 10 de febrero de 2013

Derecho a la Propia Imagen


A que soy una monada
Llevo tiempo queriendo expresar que tal vez te reconozcas en alguna de las fotos que acompañan los contenidos de esta bitácora. Si disfrutas de estar en lo público como muestra la foto: genial. Pero si te disgusta, por las razones que sea, házmelo saber. Retiraré tu imagen.
También removeré las fotos que digas que son tuyas, tuyas, tuyas, tuyas. Que eres el propietario, tario, tario... Tal vez la propietaria, taria, taria.... Si se que son tuyas, lo colocaré en el pie de la foto. ¿Suficiente para reconocer tu autoría?. 
Conoce buena parte de la gente con la que me relaciono mi relación de "tira y afloja" (entiéndase como quiera) cuando me siento "visto" por una cámara, vídeo y cualquier cosita con lentes. Lo sabe Víctor, que lo intentó en Gamá (y alguna vez lo consiguió). Lo saben Marí Carmen, Alicia, Paco, Jorge y posiblemente otras personas. Aprovecho para agradecerles la paciencia conmigo.
Por ahora, adelanto una foto que es una monada. ¿A qué sí?. Si no soy yo, nos parecemos bastante. Peludos, con nariz chiquita y mandibula prominente.
Yo sonrío menos. En público muy poco, suelo escuchar. Tienen razón. Mis complejos, mis inseguridades. Lo voy andando en cualquier caso. Creo que incluso sorprende, en ocasiones.
Por otra parte, en confianza y relajado me parto de la risa. Y lagrimeo, lloro mucho de lo bien que lo
paso. Es tan rico la relajación del cuerpo después de reír y reír desde lo más profundo Se respira tan bien.
Me conoces ahora un poco más. Y, lo dicho: si te incomoda la aparición de una foto tuya en esta bitácora, cuéntamelo. La retiro. Tú tan feliz. Yo tan contento.