domingo, 29 de abril de 2012

¡Bailad, bailemos, hombrecitos!. En este Día Internacional de la Danza. Y Sieempreeeee....



Les Ballets Trockadero de Montecarlo
           Me gusta la danza, el baile, aunque me cuesta hacerlo en público. ¿Qué por qué no hago y disfruto lo que me gusta?. Supongo que por dos razones (y no sé si entrelazadas).  La más reciente, por la erosión de una deficiente autopercepción de mi imagen corporal. Y la segunda (más antigua en mi biografía), por no haber sido alentado para ello cuando hubo ocasión de iniciarme. Recuerdo a mi abuela paterna diciéndome cuando yo tenía unos diez años algo así como que necesitaban chicos/as para bailar en una compañía o escuela. Me preguntó si yo querría. Y antes de que diera una respuesta, ella misma dijo: Bueno, supongo que no querrás (o algo así) porque es algo de niñas. Esta abuela, con quien disfruté muy buenos momentos, sí alentó y promocionó mi formación musical.
        En el "Día Internacional de la Danza" declaro mi fascinación por esta actividad, incluso no practicándola. Veo bailar en el escenario y me altero. Lo disfruto y pienso: "¿Por qué no estoy yo allí?. Quiero bailar también!". Gracias a quienes bailan, especialmente a quienes muestran su baile en público. Son una fuente de estímulo vibrante.
        Me hubiera gustado en el día de hoy aportar los datos que visibilizen cuántos chicos y hombres forman parte de escuelas de baila, danza y movimiento corporal. Quisiera haber compartido también los datos que pudieran expresar cuántos hombres forman parte de compañías y grupos de danza o baile, en cualquiera de sus modalidades. Pero carezco de esta información. ¿Eres tú uno de los hombres que bailan, tienes amigos que lo hacen, alientas a tu hijo-niño a hacerlo?.
        Sin valor de estadística, comparto que siempre me llega al oído el muy escaso número de niños y chicos jóvenes que entran y permanecen en las escuelas. Cuentan conmigo para cambiar la tendencia.
        En la imagen superior puedes disfrutar el movimiento suspendido de uno de los bailarines de la compañía "Les Ballets Trockadero de Montecarlo". 
                                                       Ellas disfrutan con la danza, con el baile. A ellos: ¡Feliz movimiento!.